Biblioteca
Biblioteca Pío Baroja

Algo más que libros

 

La Biblioteca Pío Baroja debe su nombre al escritor guipuzcoano. Actualmente la bibliotecaria es Leticia Darriba Díez, escritora, poéta y fundadora del Club de Lectura "El libro soñador - Amets liburua".

.

Esta Biblioteca cuenta con libros especializados en diferentes áreas del conocimiento: filosofías, artes, literatura, ciencia, así como otras disciplinas.

La actividad estrella de la Bibloteca es el club de lectura "El libro soñador - amets liburua", que se realiza cada dos meses y a veces suele ir acompañado de un Cine Forum al día siguiente del club de lectura. Otra de sus actividades es el Concurso Literario "Cartas a la Humanidad" que se celebra cada año en el mes de noviembre y que va acompañado de la exposición de las cartas participantes.

Concurso literario "Cartas a la Humanidad"

La Biblioteca Pío Baroja del Espacio Luzarra propone un reto cada año para el mes de noviembre: escribir una carta a la Humanidad.


Nadie ha dicho que escribir sea fácil, inténtalo. Encontrar el camino para expresar nuestros sentimientos, valores e ideas es un gran desafío. Por eso, y para seguir con esta iniciativa, el Espacio Luzarra te anima a participar en el concurso literario de “Cartas a la Humanidad”.

Actividades(46).jpg
V CONCURSO LITERARIO
"CARTAS A LA HUMANIDAD"

Tienes para entregar tu carta y participar hasta el 4 de noviembre de 2022

Tema a escribir: "la FIDELIDAD"

¿Quieres participar? Lee las bases del concurso:

 

   1. El concursante deberá reflexionar sobre el tema de la Fidelidad como Valor Humano, que nos permite desarrollar muchos otros, como la coherencia, la autenticidad, el respeto… Ser fieles ¿nos hace esclavos o nos hace libres?

 

   2. La carta estará escrita a mano, legible, y se valorará por su contenido y expresión literaria, pero también por su presentación. Será original, inédita y en cualquier idioma (acompañándose una traducción al castellano si no estuviera escrita en esta lengua).

 

   3. La carta tiene que ser de una página A4 como mínimo y dos páginas A4 como máximo, escritas por una sola cara.

 

   4. La carta manuscrita se presentará en un sobre con título y pseudónimo. Puede enviarse por correo ordinario a la Asociación Artístico-Cultural Espacio Luzarra, calle Luzarra, nº16, bajo izda., 48014 Bilbao; o entregándola personalmente en dicho lugar.

 

   5. También se enviarán dos archivos digitales en word o pdf:

 

*Un archivo cuyo nombre será “El titulo de la carta”, con el texto de la carta manuscrita en Times New Rowan 14.

 

* El otro archivo con el siguiente contenido:

       – Título de la carta.

    – Declaración: “Yo, __ (Nombre y apellidos)__, mayor de edad, domiciliado en__(dirección postal, email y teléfono)__, por el presente doy fe de que soy el autor de la carta que se adjunta, cuyo contenido es íntegramente original, no ha recibido premio en otro concurso y no ha sido publicada por ningún medio electrónico y físico.

      – Asimismo, autorizo a la Asociación Artístico-Cultural Espacio Luzarra para su reproducción total o parcial, su incorporación a un sistema informático, su transmisión por cualquier forma o medio electrónico e impreso, y su nombre, apellidos e imagen, en cualquier actividad promocional que esté relacionada con este Concurso. La cesión incluye todos los derechos de reproducción, transformación, distribución y comunicación pública de la grabación o imágenes captadas, sin limitación de tiempo ni de territorio.

      – Firma.

El nombre de este archivo será “El titulo de la carta. Plica”

 

Estos dos archivos se enviarán al correo electrónico:

bibliotecapiobaroja@espacioluzarra.org

   6. Cada autor podrá presentar dos cartas, La fecha límite de recepción de cartas es el día 4 de noviembre de 2022, fuera de esta fecha no entrarán en concurso.


Los trabajos recibidos serán expuestos del 11 al 25 de noviembre de 2022 en una de las salas del Espacio Luzarra. Dicha exposición se podrá visitar todos los días entre las 18:30 y las 21:30 horas (excepto festivos).

 

Un jurado declarará la carta premiada en acto público en la Asociación Artístico-Cultural Espacio Luzarra, el viernes 25 de noviembre de 2022 a las 19:30 horas (sacar entrada gratuita), momento en el que se procederá a la entrega de premios y a la lectura de las cartas ganadoras, que también se darán a conocer en el sitio web www.espacioluzarra.org.


El fallo será inapelable, pudiendo declararse desierto. La carta premiada recibirá trofeo conmemorativo y una reproducción arqueológica “Las tres Gracias” (valorada en 300 €); asimismo habrá trofeo conmemorativo para el segundo y tercer premio.


Los premiados deben presentarse para recoger los premios en la Asociación Artístico-Cultural Espacio Luzarra, en el plazo de 15 días, si no, la Organización no se hará cargo de la entrega de los mismos. Las cartas ganadoras se publicarán en la revista digital Esfinge revistaesfinge.com, en la sección “Escritos Breves” del blog ellibrodurmiente.org, en el blog ellibroamets.blogspot.com, en la gacetilla trimestral del Espacio Luzarra y en su página web.


Los autores podrán recoger las cartas no premiadas en el plazo de 30 días, tras el cual serán destruidas sin abrir plica.


La participación en este concurso supone la aceptación de la totalidad de las bases expuestas. La Asociación Artístico-Cultural Espacio Luzarra se reserva el derecho de eliminar justificadamente a cualquier participante que defraude, altere o dificulte el buen funcionamiento y el transcurso normal y reglamentario del presente Concurso.

4ª edición del concurso "Cartas a la Humanidad", noviembre 2021,

El tema central de la 4ª edición fue "la identidad"

IV Concurso literario "Cartas a la Humanidad"

Este año los participantes se lo han puesto muy difícil al jurado, no solo por la cantidad de cartas que han entrado al concurso sino por la calidad de las mismas. 

¡Enhorabuena a los ganadores y a todos los que han participado en este excepcional concurso literario!

A continuación puedes leer la carta ganadora del IV concurso, dedicado a la identidad. ¡Qué la disfrutes!

"EL PRIMER DÍA DE OTOÑO"    por Laura  María Fernández

Querida Humanidad:


Hoy es el primer día de otoño. Atrás quedó el verano, con sus verdes prados y frondosos árboles bailando al son de la cálida brisa. El otoño ha llegado y la Naturaleza desecha sus coloridas vestiduras, para retornar un año más a su semilla.


Hoy, como de costumbre, me levanté tras los primeros rayos del sol de la mañana. La luz entraba tímidamente por mi ventana, dando comienzo a un nuevo día. Me desperecé y me puse en pie, intentando recordar lo que soñé anoche, pero no logré recordar más que una sensación de confusión y apatía... Salí de mi habitación y me dirigí al salón. Estaba sola, pues los demás compañeros ya se habían marchado a trabajar. Rex, el perro de la casa, se acercó a saludar y olisqueó mi mano con su húmeda naricita. Su cariño siempre es como una medicina para los momentos de incertidumbre. Preparé el desayuno y me senté a observar por los cristales del salón.


¡Qué hermoso día y qué suerte poder admirarlo desde la tranquilidad del hogar! Suele ser en estos momentos contemplativos cuando vienen a mí cuestiones esenciales, filosóficas y ese instante no iba a ser la excepción, más teniendo en cuenta lo especial del cambio de estación. Empecé haciendo un recorrido mental por los últimos años... ¡qué rápido pasa el tiempo! Pensé en las experiencias vividas, cómo cambian las cosas y sobre todo las personas. Me reconocía diferente, habiendo ganado en madurez y aprendizaje. Sin embargo, sentía un vacío en mí, una nostalgia...


Había pasado los últimos años trabajando en el extranjero y tras la vuelta a mi tierra, no sabía lo que el futuro me deparaba. Encontrar trabajo no estaba nada fácil y había perdido el contacto con mis amistades más allegadas... Me sentía sola, sin saber muy bien hacia dónde iría.


Cual espectadora que ve pasar el tiempo, recordé alegrías y tristezas, pruebas y logros, risas y lágrimas, sentimientos que brotan límpidos del corazón... ¿dónde va todo aquello después de que lo hemos vivido? Me parecía en vano mucho de aquello, porque en resumidas cuentas, ¡mira donde estaba ahora! Desorientada, con la sensación de no controlar la dirección de mi vida y temiendo lo que pudiera venir.Y en ese preciso instante, en el que el pesimismo parecía protagonista, vino a mi mente la voz de una persona muy querida para mí, mi abuela, cuando años atrás me decía: “No olvides nunca quién eres”. Ella me quería mucho y yo noté intensamente su falta al marcharse de este mundo.


Nunca, hasta ese momento, habían tenido tanta fuerza sus palabras. Y tampoco nunca, tengo que reconocerlo, me había quedado tan desconcertada ante mi falta de respuesta. ¿Quién soy?... a veces creo saberlo, pero sobre todo, cuando las cosas no van bien, aquella frágil percepción se desvanece. Suspiré profundamente y entonces Rex me observó intrigado, moviendo su cabeza hacia un lado como queriendo entender lo que me pasaba. Su expresión inocente me sacó una sonrisa. - ¡No pasa nada Rex, sólo estoy inmersa en mis pensamientos! -le dije.


Me miró con la admiración con la que los perros suelen mirar a los humanos, que muchas veces tenemos inmerecida. Reflejada en sus ojos castaños, me vi de un modo nuevo y diferente. Me contemplé luminosa, fuerte, eterna y mi alma se estremeció. Pude ver en su mirada a un Ser que mira a otro Ser, lo que realmente somos. Y entonces entendí, respondiendo a las palabras de mi abuela: soy un Ser que transita el sendero de la Vida, con todos sus colores alegres y matices sombríos, pero que es capaz de reconocerse a sí mismo a pesar de todo y crecer en Sabiduría.


Es cierto, querida Humanidad, que conocerse a uno mismo no es cosa de un día, como dirían los sabios, es para toda la vida. Aspiro a ir descubriéndolo en este maravilloso camino, donde encontraré altas cumbres, ríos cantarines, pero también desoladores desiertos. Lo que sé con certeza es que cuando me halle en la confusión y el desconcierto del alma, intentaré recordar la magia que he vivido: las palabras de amor que me guiaban y la mirada prístina e inocente de aquel Ser que es capaz de reflejar lo mejor de mí.


Gracias por escuchar mi historia, querida Humanidad. La historia de este mágico primer día de otoño que me recordó mi verdadera Identidad.